Lo que esconden las portadas

Lo que esconden las portadas
Hipótesis de alto riesgo de la cara oculta de la noticia

viernes, 29 de mayo de 2015

Viernes 29 de mayo de 2015 - ABC y LA RAZÓN


Hoy son dos portadas las destacadas, está el tema como la actualidad política en España, complicado. Los principales partidos, ahora cuatro, tras la carrera electoral han tenido que frenar y van con pies de plomo, el terreno ahora está empantanado, cualquier paso que den de forma precipitada puede significar su hundimiento o, en el mejor de los casos, un serio revés a sus aspiraciones futuras.

  
En ABC subrayan las dudas de Albert Rivera y Ciudadanos, su gesto es elocuente, no sabe si ir o venir si comprar o vender, ahora no valen solamente las palabras, ha llegado la hora de pasar a los hechos. Pero... si apoya sólo y en todo al PP cierra la puerta a seguir creciendo por su flanco izquierdo, se señalaría únicamente como una nueva y más moderna derecha, y si no permitiera gobernar al PP en ningún caso, correría el riesgo de que la marea de exvotantes populares que se han refugiado un masa en su partido regrese al redil, espantados. Solución, ponerse de perfil, al pairo, en unos casos no hacer nada, en otros votar a favor o abstenerse para permitir gobiernos de unos y otros, de PP y PSOE, se entiende, según las características del candidato y demás, siempre según las posibilidades de defensa de la opción elegida, como contentar a todos es imposible tienen que minimizar las pérdidas siendo tácticos, vamos, haciendo política.

Lo del Partido Popular es más difícil, son los apestados, nadie quiere aproximarse mucho a ellos para evitar posibles contagios. Sólo les queda que C's les permita gobernar donde tengan una mayoría suficiente, solamente necesitarían que no se opongan, pero lo tienen complicado. No hay portada, pero estaría bien que mañana el ABC sacara a Cristina Cifuentes con cara de pena, de no haber roto un plato en su vida, con un gesto que conmueva, por lo menos a Albert Rivera, ya que con el PSOE lo tienen crudo, no se ve posibilidad de acuerdo con Pedro Sánchez.


Pasamos a la portada de LA RAZÓN, aunque el PP podría meter el dedo en la llaga e intentar agrandar la brecha entre socialistas, los populares no pueden negociar nada ni pedir nada, pero sí pueden hacer regalos de cara a la galería y para chinchar, poniendo cara de buenos como en la hipotética portada de Cifuentes, que Esperanza Aguirre le ofrezca la alcaldía a Antonio Miguel Carmona no parece que pueda llagar a nada, porque pide un pacto imposible, pero Juan Manuel Moreno puede permitir a Susana Díaz hacerse con la Junta de Andalucía porque sí, por el bien de la región y de toda España, para evitar pactos indeseados e indeseables para el PP y para... como podemos apreciar en la foto, acercar y alejar, enfocar y desenfocar, a una y otro.

El Partido Socialista se ve como ganador, aunque por los resultados obtenidos evidentemente no ha sido así, pero sí es verdad que van a recuperar mucho poder. Un posible problema para ellos será que sólo cuentan con Podemos para ello, rechazando otras posibilidades. ¿Lograrán recuperar a parte de sus abstencionistas o los votos de aquellos más centrados que han emigrado a Ciudadanos aproximándose solamente a Pablo Iglesias? ¿Volverán a votar de nuevo al PSOE aquellos que lo han hecho ahora a Podemos como consecuencia de estos pactos? ¿Cuál es el argumento? ¿O sería mejor para ellos no cerrar ninguna puerta, hacer lo que decía para Ciudadanos, una de cal por aquí, una de arena por allí, nada por el otro lado?

Podemos lo tiene más fácil, su presente o su futuro no dependen de qué ni con quién negocien estos días, no ganarán ni perderán votos por ello, sólo las consecuencias de lo que hagan donde gobiernen podría variar el número de sus seguidores o detractores, pero las próximas elecciones son demasiado pronto como para poner de forma evidente en peligro o solucionar nada, hasta dentro de cuatro años nada cambiará... si acaso. 


martes, 12 de mayo de 2015

Martes 12 de mayo de 2015 - ABC



Originalísima portada la del ABC de hoy para ilustrar la nueva entrega del culebrón griego, Varufakis retratado mediante un busto clásico en mármol, como si se tratara de un tirano que no se atiene a normas ni leyes y quiere imponer a todos su voluntad.

Lamentablemente para él y los suyos, Syriza, no estamos en la antigüedad y Grecia tiene que elegir entre claudicar y aceptar lo que el Eurogrupo y el FMI le impongan o salir del euro. Es lógico, puede no gustarte cómo es un club, quienes son sus miembros o sus estatutos, pero nadie te obliga a permanecer en él ni mucho menos te obligó a ingresar, eres completamente libre de estar o no, luego... ¿cuál es el problema?

El problema es, para mí, que si es griego no puedes representarlo como un romano, con coraza y paludamentum y unos rasgos absolutamente realistas, sino como griego, con chitón e himation, como mucho con el añadido de un casco corintio sobre la nuca, e idealizado, como con un halo de indefinición en sus rasgos, como si de un dios se tratara. A no ser que pretendas relativizarlo todo e insinuar que por qué no cambiar las normas y darle la razón, vale, se podría hacer, pero sólo si así lo quisiera la mayoría, pienso.